Un valioso y habitualmente ignorado consejo de Steve Jobs que lo cambia todo

Las citas de Steve Jobs son probablemente las más sobadas en internet.

Estás hasta los mismísimos de que la gente siempre cuente las mismas anécdotas y recite las mismas frases del mítico CEO de Apple.

Pero calma, no haré eso, yo te voy a hablar de un consejo bastante pasado por alto, y que para mi es el más brutal a nivel de mentalidad que comparte Jobs en su biografía oficial…

(Un libro que, aunque odies a Apple, deberías leer).

Esta revelación se me quedó clavada en el pecho y además he podido comprobar, con el paso del tiempo, que es acertada.

Es la siguiente (y la escribo de memoria):

Hay un momento que supone un antes y un después en tu vida.

Cuando te das cuenta de esto nada vuelve a ser igual.

Y este hecho es que…

…todo lo que ves, todo lo que te rodea, todo lo que usas en tu día a día…

…ha sido creado por gente no más inteligente que tú.

¿Por qué pienso que tiene tanto valor?

Porque cuando lo interiorizas, y solo cuando lo interiorizas, es cuando empiezas a afrontar las cosas de otra manera.

Es cuando le «pierdes el respeto» a lo que te parece tan inalcanzable.

Yo he pasado por terribles etapas en las que me creía menos que cualquiera.

Que no valía para nada.

Que era un raro, alguien incapaz de centrarse en algo.

Admiraba a cualquiera que me atendiese de cara al público.

(Ahora los sigo admirando, pero por razones bien distintas).

No te digo nada si era alguien con un cargo importante.

Pero la propia experiencia te lleva, por las buenas o por las malas, a darte cuenta de que muy poca gente es inteligente en todos los sentidos.

Que al final, si haces la media, todos somos muy similares.

Pero, cuando empiezas en internet, y te ves rodeado de la purpurina, los gurús, la gente que gana (o dice ganar tanto dinero) «sin esfuerzo»…

…es muy fácil caer en esa trampa.

Es fácil pensar que tú no vales.

Que el que se lo ha montado así de bien es que debe ser mucho más inteligente que tú.

Mejor que tú.

Por tanto, dejas que te miren por encima del hombro.

Y ahí está el gran error.

Nadie es mejor que tú.

(Sí que hay “especialidades”… por ejemplo, yo valgo para escribir, no para youtuber).

Ese alguien, normalmente, lo que tiene es más experiencia, porque le dio al pico y a la pala mucho antes. Y casi siempre, por casualidad.

Pero todos somos humanos, con las mismas necesidades, las mismas motivaciones, y por supuesto igual de “vulnerables” a la venta.

Steve Balmer (Microsoft), para atacar a Jobs, siempre decía de él a la prensa…

¿Pero no os dais cuenta de que solo es un super vendedor?

(En alusión a que Steve Jobs realmente no inventó nada).

Y ese es el tema…

Sus cartas de venta keynotes han pasado a la historia y se siguen estudiando, imitando y parodiando.

Vendía constantemente, en público, en privado, a inversores, a subordinados, a jefazos…

Esa era la clave, Balmer.

Era un super vendedor.

Y toda esta introducción viene al caso porque…

Verás, yo he tocado muchos palos y hasta los he recibido de gente con cargos importantes y que, de verdad, te miraban física y emocionalmente por encima del hombro.

Pero luego no sabían siquiera conectarse a una red wifi o redactar un email en condiciones.

Yo de eso sé un poquito más…

Pero no porque sea más inteligente o mejor que nadie.

Sino porque le he dedicado miles de horas. Y continúo haciéndolo, todos los días.

Así que, dos consejos (estos ya son míos):

1) Empieza cuanto antes a hacer lo que sea que consideres tu “especialidad”. Elige bien. No por modas.

2) Y hazlo mucho, regularmente.

Ese es el único secreto. Nadie está tocado por una varita. Simplemente le dedicó mucho tiempo a la “especialidad” adecuada, y persistió.

Rafa Moya

PD – Para contratar a un super vendedor a partir de Octubre, tengo esta lista.

Y muchos cacharros de Apple, ¿eso cuenta?

😜