Tres simples maneras de malgastar el dinero al contratar copywriting

Si tienes una empresa o un negocio como freelance y estás pensando en contratar redacción publicitaria, te aconsejo evitar caer en estas prácticas.

A la primera, Eugene Schwartz ―que era mucho más caballeroso que yo― la llamaba:

Contratar a un copywriter con descuento.

Pero yo la llamo: contratar a un copywriter que está tirando su trabajo por los suelos.

He llegado a ver a un «profesional» ofreciendo una tarifa de 120€ por página de ventas…

…¡sin ni siquiera saber qué es lo que tenía que vender!

El colmo es que los que le habían pedido precio además decían que era muy caro.

Tal para cual.

El gran Schwartz también decía que cuando pagas esos precios lo único que estás haciendo es un favor al copywriter.

Le pagas para que entrene su copy.

La segunda te la explico con una historia corta de Gary Halbert:

Su hijo Kevin contaba que, una vez, una empresa se quejó a su padre de que la carta de ventas que había redactado para ellos no convertía.

Gary pidió ver la carta tal cual la habían publicado…

Y encontró que había sido modificada notablemente.

¿Qué les respondió?

Habéis pintado con spray la Capilla Sixtina.

Poco más que añadir aquí.

Puede que nunca tengas una obra de tal calibre entre manos, pero pagar 4 cifras o más por redacción publicitaria de primer nivel y luego modificar el texto como te parece (porque en 5 minutos de edición lo harás mejor que el copywriter que ha invertido decenas de horas) es una forma ridícula de tirar el dinero.

Una carta de ventas rara vez es perfecta de primeras. Necesita tests rigurosos, en su forma original, y luego que los datos resultantes sean analizados por el copywriter para realizar las modificaciones oportunas hasta dar con la versión ganadora.

La tercera es un híbrido de las dos anteriores y no hay por donde cogerla:

1) Hay negocios que piensan que un texto publicitario de respuesta directa a «precio de descuento» de verdad tiene posibilidades de vender mucho.

2) También hay negocios que, además de pagar por copy tirado de precio… luego lo modifican a su antojo.

La suma de estas prácticas es algo así como tirar fuegos artificiales dentro de tu casa:

No van a llegar a ningún lado y además te explotarán en la cara.

Parar rematar, se puede dar la paradoja de que el copywriter piense que está ganando dinero tras regalar decenas de horas de trabajo por una tarifa así.

Pero eso ya es otra historia que también tiene miga…

La cuarta es…

Ah, no.

Que hoy solo iba a contar tres.

Ejem…

Pues resulta que te puedes apuntar a una lista que tengo para recibir notificaciones sobre mi disponibilidad.

No sé durante cuánto tiempo la seguiré alimentando.

No es un tema de falsa urgencia, sino que estoy enfrascado en productos propios y a partir de Octubre va a estar la cosa apretada debido a esto y otros proyectos.

Así que si crees que soy el comercial de la palabra escrita que buscas y quieres pagarme por testear mi copy vender en tu negocio, ya sabes dónde fichar.

Espero que el presupuesto no sea de 120€…

🎨 Rafa Moya

PD – No te prometo una Capilla Sixtina, pero con 10 años dibujé un retrato de «Las Meninas» en clase de Plástica que habría emocionado a Velazquez.