Técnica básica para vender que suele causar indigestión

Hoy hemos ido a comer a un WOK.

Y, para ponerte en situación, te diré que tengo una relación de amor / odio con los restaurantes tipo barra libre de comida.

Si comes poco, son caros.

Si comes mucho, son baratos. Pero acabas con una digestión tan pesada que no terminas de hacerla nunca porque todos los alimentos se estorban entre sí intentando entrar en tu intestino y al final no llega ninguno.

Si eres indeciso, no sabrás de qué plato coger comida. Todo tiene muy buena pinta.

Si te gusta disfrutar del servicio en mesa… pues… no hay.

Si vas con niños y un carrito de bebé… Uff, mejor paro que quiero dormir sin pesadillas.

En fin.

A lo que voy es que cuando me he sentado en la mesa me ha preguntado una empleada que si sabía cómo funcionaba la cosa.

Y yo le he dicho confiado:

— Sí, claro. Hemos estado aquí otras veces. Me das el papelito donde apuntas nuestro número de mesa (queremos agua fría, por cierto) y al terminar lo llevamos a la caja y pagamos la multa.

Arqueando la ceja me responde:

— No, me refiero a la mascarilla. Mientras estáis en la mesa no hace falta, pero cuando os levantéis para traer platos tenéis que llevarla puesta y usar guantes. Hay gel desinfectante ahí al lado.

«Sí… eh… por supuesto,» respondí como si fuese obvio y sintiéndome como un bobo.

Se me había olvidado que existe una pandemia que ha reescrito las reglas del mundo físico y ni siquiera había pensado en ello.

(Tristemente está empezando a ser costumbre).

Algo así no puedes dejar que te pase cuando escribes copy.

No asumas que tus potenciales clientes te leen y saben lo que tienen que hacer en todo momento.

No lo puedes dejar al libre albedrío. Aunque parezca obvio. Aunque sea una rutina.

Debes explicar cada pequeño detalle de lo que vendes y del siguiente paso en el proceso.

Cada nueva instrucción debe ser como deslizarse sobre mantequilla.

Nunca creas que te están leyendo con un bol de palomitas.

Sé que puede ser tedioso según lo que vendas.

La sencillez es lo más complejo de conseguir.

Pero para liberarte de esa carga tengo esto.

Solo tienes que poner tu nombre, apellido, un buen email…

Y hacer clic en «Enviar»

Cuando tenga un hueco y haya terminado de hacer la digestión, te aviso.

Rafa Moya