¡Soy talasofóbico y no lo sabía!

Que sí, que sí.

Que soy talasofóbico.

No son paranoias.

Que cuando estaba redactando el otro día el email sobre mis complejos de mal nadador encontré información en internet y ahora lo tengo claro.

Que encajo en la definición:

La talasofobia es una fobia específica que aparece cuando el sujeto se expone a estímulos que interpreta como la señal de que cerca hay un océano o un mar (o cuando ve directamente estas masas de agua).

¡Y también en los síntomas!

De manera resumida, se puede decir que los principales síntomas de la talasofobia son los siguientes: taquicardia, sudores, temblores, pensamientos catastróficos, crisis de estrés, pérdida de control sobre los propios movimientos, y una gran sensación de peligro. A nivel neurobiológico ese estado de alerta injustificado implica la activación del sistema nervioso simpático, el cual prepara a la persona para reaccionar ante el más mínimo estímulo y predispone la reacción conductual de la huida.

😱

Es así al 100%

Lo he superado bastante estando en piscinas, pero en el mar me sigue dando pánico.

(Y eso que he llegado a hacer Snorkel en Tailandia, pero tuvo que ser con chaleco salvavidas).

No es solo el mar… es el hecho de no ver lo que hay en el fondo del agua cuando estoy sumergido en ella sin hacer pie (porque haciendo pie ya toco el suelo y sé lo que hay).

¡Puto Spielberg!

Haber sabido esto hace 25 años me habría ahorrado multitud de disgustos y problemas de autoestima.

Quizá podría haber encontrado ayuda profesional.

O haber comprado algún curso en internet de autoayuda aficionada.

Bueno, je, eso si hubiera tenido internet por aquel entonces…

Pero no lo tenía y solía pasar más tiempo en la playa sintiendome talasofóbico.

Ahora, sin embargo, me paso todo el tiempo escribiendo emails como este y descubriendo los porqués de todas mis neuras.

Y, la verdad…

…es que lo encuentro extrañamente divertido.

Además…

Dentro de una semana estaré en las playas donde experimenté esta fobia por primera vez.

Y le plantaré cara…

Por lo menos por lo menos…

…llegaré hasta donde dejo de hacer pie.

Y ya te contaré qué tal, si eso.

🦈

Rafa Moya

PD – Esto hace que mi sentido arácnido detector de fobias a la hora de vender se altere. ¿No te estará pasando a ti algo similar? ¿Te da miedo vender? ¿Vértigo por no saber quién acecha tras tu carrito de la compra virtual? ¿Crees que no eres lo suficientemente hábil para que te compren? Aquí tienes ayuda profesional. Cuidadín con los cursillos de autoayuda aficionada. Son como Tiburones Blancos… O Megalodones, que es lo que se lleva ahora con tanto Máster a 5000 pavos.