Solo quiero tu dinero

Para aclarar un poco lo espeso que me quedó el post de ayer, aquí puedes ver la imagen con la publicidad original.

Hay quien me dijo que de verdad se tapó el ojo izquierdo y el derecho para mirar la última línea.

Y no, no era necesario hacer nada de eso.

Solo quería reflexionar acerca de la Creatividad vs Efectividad de un mensaje publicitario.

Aunque oye, si puedo conseguir que los que me leen se tapen los ojos cuando yo lo digo…

…quizá te interese revisar el enlace al final de este mail.

Pero antes quiero hablarte de algo importante.

Y no será la última vez que saque este tema, porque es la piedra angular del marketing.

La diferenciación.

Calma, no voy a ponerte otra vez el ejemplo del «Think Different» de Apple.

Pero sí que va de ordenadores.

El otro día me topé con el libro:

Queremos Su Dinero. El Hombre Tras Amstrad España.

Cuenta la historia de José Luis Domínguez y la relación que tenía con Alan Sugar, creador de la marca Amstrad, que compró la empresa de Jose Luis, «indescomp», para reconvertirla en Amstrad España.

Alan Sugar fue famoso por las ventas de estos ordenadores pero, en marketing, pasó a la historia por usar la fuerza de la diferenciación contra el por aquel entonces omnipresente rival, IBM.

Y no necesitó contratar a Ridley Scott y rodar un spot publicitario millonario que parecía la precuela de «Equilibrium»…

…sino que le bastó con soltar en el New York Times:

I.B.M. dice que el cliente es el Rey. En Amstrad, ¡solo queremos tu dinero!

Y con eso acaparó todas las miradas y consiguió más publicidad gratis que con 4 spots del director de Gladiator.

Tan poderoso es diferenciarse que hacer lo opuesto de la tendencia del mercado te asegura una atención que casi seguro no vas a tener siguiendo el camino de los demás.

Puede que pienses que no estás en situación de diferenciarte porque no hay espacio para esos «caprichos» en tu negocio…

…pero para eso puedes contratar a un copywriter.

Sin sorpresas, ya sabes lo que quiero….

💸💸💸

Rafa Moya