Obscenas ideas en mercados de lujo

Si lo que te voy a contar hoy, junto con el email de los Cerdicornios que envié el otro día, no te inspiran como para darle vueltas a una nueva idea de negocio, o revolucionar el negocio que ya tienes, pocas cosas lo harán.

La excusa para hablarte de ello es algo que leí hace poco en una revista del motor.

Y es que alguien muy avispado está creando una app de citas.

Mercado saturado y ruin donde los haya. Que prácticamente te garantiza el fracaso siendo uno de los nichos más competidos y barriobajeros.

¿Por qué es tan genial entonces?

Porque lo que está haciendo este emprendedor es…

Crear una app de citas SOLO para poseedores de un jodido Tesla.

(Debes verificar que tienes uno para poder entrar).

Es tan brillante que me provoca orgasmos mercadotécnicos mientras escribo esto.

De un plumazo:

  • Atrae la atención de los medios y ya debe tener una base de early adopters importante.
     
  • Segmenta el mercado de las app de citas y selecciona una porción completamente virgen.
     
  • Se ha posicionado en un lugar donde está la pasta.

El mercado de los que ya tienen un Tesla es pequeño, pero suficientemente grande como para ser una comunidad a la que ofrecerles servicios.

Y claramente, los que tienen uno, manejan mucho dinero (o están dispuestos a endeudarse hasta las cejas).

Además es un proyecto que se anuncia solo, por lo bizarro de la combinación.

Seguro que ya ha llegado a un porcentaje obsceno del target aunque solo sea a través de terceros que quieren hacer la broma:

Hey, ¿tú no tenías un Tesla?, ¿te has enterado de esto? Jaja.

Y sé que alguien podría pensar:

“Vaya genio el lumbreras que ha dado con la idea, debe haber estado devanándose los sesos durante años, desde que los coches Tesla eran un par de pilas AA en una maqueta”.

No tanto.

Este tipo de ideas nacen de algo muy sencillo:

Mezclar mercados, productos, servicios o conceptos que no tienen nada que ver el uno con el otro.

¿Qué tenían que ver las apps de citas con la marca de coches más prestigiosa y futurista de la actualidad?

Nada.

Hasta ahora…

Y esta estrategia no tiene por qué mezclar dos conceptos tan diferentes. O sí. La escala de grises es inmensa.

De mezclar conceptos diferentes y que rompían con todo, han nacido casi todas las grandes empresas o modelos de negocio que se te ocurran.

Y si se te ocurre algo y aún no hay negocio sobre ello…

…cómo dirían los grandes copywriters de respuesta directa

«¿A qué esperas?»

No es que vayas a revolucionar el mercado cada vez.

Pero pequeñas cosas pueden hacerte destacar en tu nicho.

Siempre y cuando las vendas bien, claro.

En la ejecución y la venta está el éxito.

No en la idea que se queda para siempre apuntada en una libreta.

Así que si tienes una de esas, aquí está el trato…

Si necesitas un copywriter con Tesla:

NO te apuntes en mi lista exclusiva para clientes de Respuesta Directa.

Si te vale con un copywriter con Renault Megane:

¡Has hecho un match con Rafa!

Y deberías apuntarte en el enlace anterior.

Entre otras cosas porque será la única manera de tener una cita conmigo a partir de Octubre…

Nada sexual ni obsceno.

Salvo que las ventas te pongan tan a tono como a mi, claro.

Rafa Moya

PD – 💙