La web del profesor de mates (y un regalo)

Hace un par de días me topé con una web que merece que rompa todas las reglas del email marketing y coloque a continuación un enlace externo que te lleva a un sitio que nada tiene que ver conmigo y que te aleja de mi magnetismo animal:

http://olmo.pntic.mec.es/dmas0008/

Echa un vistazo y luego seguimos.

.

.

.

.

.

Así es.

Una página que es como una cápsula del tiempo, como si hubieras vuelto a los 80/90.

Es actual, el último post es del 12 de Abril, y esta web lo tiene todo:

  • Un fondo de pantalla horrible.
  • Plagada de gifs cutres (el mismo logo es un gif).
  • Un menú donde cada opción es de su padre y de su madre y cada botón es una imagen.
  • Hecha con tablas (con bordes redondeados, eso sí).
  • Fragmentos con tipografía Comic Sans.
  • Y, bueno, no entro a valorar el estilo y demás porque se presupone inexistente.

Cuando accedes a las subpáginas la cosa mejora un poco (sin volvernos locos), pero nada evita que pienses que la ha diseñado Homer Simpson Mr. X.

La clave realmente es que, dentro de que evoca una época y unas malas prácticas muy concretas en cuanto al diseño web… es perfecta.

Cuesta pensar que está hecha de forma no-intencionada.

No he investigado a fondo, pero es que tengo mis dudas de que el tipo que la haya hecho, sea o no profesor de mates, no haya buscado precisamente este efecto, que luzca como una web de los 80/90.

Y si es así, lo ha bordado.

Tanto, que encontrarme con esta página me ha recordado a una idea loca de negocio que tuve hace años (antes de empezar con monomalista .com) y que te regalo aquí y ahora:

Vender diseño web retro.

Páginas que parezcan hechas muchas décadas atrás, y adaptadas al área de negocio del cliente, por supuesto:

  • No tendrías competencia alguna en el mercado (aunque alguien habrá que las haga por encargo, no creo que esté vendiendo este servicio activamente).
  • Irónicamente, diseñar webs así se presupuestaría mucho mucho más alto que webs actuales. Fácilmente el doble o el triple.
  • No necesitas pagar licencias de software actual, son páginas que puedes diseñar incluso con un editor de texto enriquecido.
  • Si se te da mal el diseño o no eres un mega-pro-de la vida… ¡Cojonudo! Aportarías una naturalidad imposible de igualar.

¿Por qué abandoné la idea?

Me di cuenta de que lo que me apetecía más bien era crear los textos para vender esta idea de negocio, pero no ejecutar los diseños en sí.

Ya que tiene sus desventajas:

  • Es un negocio muy de nicho. Puede ser difícil encontrar clientes, aunque como mencioné antes, no tendrías competencia.
  • Durante mucho tiempo (si no para siempre) sería más bien un servicio secundario, es complicado que vivas de esto.
  • Si ya es complicado cumplir con las exigencias de algunos clientes, imagina lo que podría salir de la mente de los mismos con recuerdos de hace 30 o 40 años.
  • El mantenimiento podría ser complicado, ya que según lo que hagas, algunos navegadores actuales podrían no mostrar la web correctamente.
  • Te podrían exigir funcionalidades extra difíciles de integrar cuando estás buscando una web completamente retro.
  • Es muy posible que te tocase picar código a menudo.
  • Puede ser muy tedioso diseñar webs así:
  • Incluye los pasos adicionales de bucear en el archivo de internet para encontrar inspiración.
  • Se puede hacer difícil construir una web pensando constantemente en malas prácticas, e incluso muy complejo recrear algunos de los fallos más comunes de la época de forma intencionada.
  • Los proyectos requieren de mucha edición de imágenes (que, personalmente, es lo que más aburrido me resulta).

En definitiva, la clave de esto es vender muy bien la idea, y delimitar de forma muy precisa dónde empieza tu servicio y donde acaba (incluso con más precisión que habitualmente con páginas modernas).

Así que, si te lanzas con esta idea de negocio, ya sabes donde encontrar al copywriter perfecto para venderla.

Esto es algo que también hago si eres un diseñador del Siglo XXI y necesitas diferenciarte.

Atentamente,

Rafa Moya.

PD – Precisamente esa página de ventas empieza con un guiño al diseño web de los 80/90 que seguro que ya cazaste en su momento.

PD 2 – Seguro que muchos no me tomáis ya en serio cuando digo esto (y es normal), pero a mi servicio como diseñador web le queda poquito, no es un tema de falsa urgencia. Si quieres una página hecha por mi, con su correspondiente soporte, asesoramiento, ejecución (retro o no)… es mejor que la vayas encargando. Después podría ser tarde.