Vender a Elsie Eiler

En Norteamérica se encuentra el Estado de Nebraska.

En Nebraska, a cinco millas de la frontera con Dakota del Sur, está el condado de Boyd.

Y en el condado de Boyd hay un pueblo.

Se llama Monowi.

En Monowi vive Elsie Eiler.

Elsie tiene 84 años.

Pero trabaja todos los días.

De hecho su trabajo no es baladí.

Ella es la alcaldesa del pueblo.

Además, le encantan los sombreros.

Elsie Eiler tiene dos hijos, cinco nietos y dos bisnietos.

Pero ninguno vive en Monowi, aunque sí en Nebraska.

Se alegra mucho cuando van a visitarla, aunque no por ello deja de estar muy ocupada.

Y es que, además de alcaldesa de Monowi, también es secretaria.

Y camarera en la única taberna del pueblo, que abre 6 días a la semana.

Y regente en la biblioteca de Monowi, fundada en memoria de su difunto marido como “La Biblioteca de Rudy”, a partir de un establo vacío.

Ella misma gestiona el papeleo para pagar sus propios impuestos y mantiene el pueblo en pie con ellos.

Porque, de hecho, es la única ciudadana.

Con apenas 54 hectáreas, Monowi es un pueblo fantasma.

Y ostenta un récord: la ciudad más pequeña de América.

Solo Elsie reside oficialmente allí.

Haciendo pública una vacante en la alcaldía para cuando ella ya no esté.

Entonces, ¿qué harías si vas a vender sombreros en Monowi?

Muy fácil.

Vender a Elsie Eiler.

Explicar que tus sombreros son impermeables para cuando hay que retirar el montículo de nieve que bloquea la entrada al Ayuntamiento todos los inviernos.

Lo fácil que es guardar y proteger tu sombrero ultra-compacto para que no se arrugue al ponerlo en el cajón de al lado de la barra, en la taberna.

La comodidad de tu modelo anti-reflejos para leer en el patio de la biblioteca cuando hace Sol.

O cómo puedes personalizar alguno con la insignia de Monowi.

Desde una web monomalista podrás centrarte en escribir y hacer el mejor marketing directo posible para Elsie.

Porque están implementadas por un diseñador que es más copywriter que diseñador.

Rafa.

PD – Date prisa, a Elsie no le quedan muchos más veranos que leer en el patio de su Biblioteca…

PD 2 – Monomalista pronto será un pueblo fantasma. Al menos en lo que al envío de correo electrónico se refiere. Si no quieres dejar de recibir mi correspondencia, permanece atento a próximos comunicados.