¿Es esta publicidad genial o un desastre?

Hay un hilo muy famoso en el blog de Drayton Bird donde se debate cómo de mala (o de buena) es una publicidad como la que te mostraré.

Es el anuncio de una compañía aseguradora (Markel) y por tanto vende seguros.

Ahora, léeme lo que pone en la última línea tapando primero el ojo derecho y luego el izquierdo, y dime…

¿Es esta publicidad una maravilla desafiando toda legibilidad para llamar la atención?

¿El 80% de la gente no se parará a leer y no llegará siquiera a ver la zona donde pone «insurer»?

¿Se pilla fácilmente el concepto que hay detrás?

El propio Drayton dice que es el peor anuncio de la historia.

También hay quien piensa que la publicidad es tan mala que solo por eso ya llama la atención y es ganadora.

Para mi, es un claro ejemplo de «diseñador / creativo que ha mostrado algo muy chupi-guay al jefe para justificar su salario y el boss se sentía inspirado y pensó en revolucionar el nicho de los seguros con la idea».

¿Tú qué crees?

Ogilvy decía que cuando el publicista teclea el titular definitivo de un anuncio, entonces se acaba de fundir el 80% del coste de la campaña.

(El porcentaje suele variar según quien cuenta la anécdota de Ogilvy).

Porque no hay nada más importante que el titular.

Así que tú decides cómo quieres gastar el presupuesto…

¿Prefieres invertirlo en experimentos?

¿Prefieres que llame la atención del 80% de tu mercado?

¿O quizá solo la atención de los que ese día se hayan levantado con ganas de leer como en la consulta de un médico?

El mejor consejo que puedo darte es que…

…mejor no confíes en que tu anuncio se pueda considerar tan tan malo que pase a ser un clásico solo por eso y se estudie en listas de correo de copywriters.

Mira más allá y contrata a un especialista que es tan tan miope que si escribiese una publicidad así se quedaría pegado a la pantalla, tendrías que llamar a los bomberos y sería muy loco todo…

👓 Rafa Moya