El mejor email de Respuesta Directa que leerás hoy

Una de las cosas que más loco te deja cuando empiezas con esto del marketing es saber que para ser considerado en la mente del consumidor como EL MEJOR en algo…

(Acomódate, respira y toma asiento, por si acaso).

Solo tienes que decirlo.

«El mejor XXX del mundo».

Ya está.

Una buena campaña de publicidad con ese eslogan repetida suficientes veces, una imagen acorde…

Y si nadie había reclamado ese título antes para sí, ya es tuyo.

Listo.

Ya eres el mejor XXX del mundo.

Ese es el poder del marketing.

¿Pero así de fácil, Rafa?

Así de fácil.

Lógicamente si -cuando se empiece a vender- tu producto o servicio es una mierda… pues el título te va a costar más conservarlo en cuanto caigan las opiniones de los clientes.

Y vas a necesitar mucho dinero, en algunos casos, para extenderlo lo suficiente (si no tienes un canal de tráfico muy fuerte).

Por otro lado, hay regulaciones en mercados como el de la salud o el financiero en determinados países, donde no puedes campar a tus anchas sin que te caiga un paquete por publicidad engañosa.

Pero en determinados mercados no regulados es absurda y peligrosamente fácil.

Un ejemplo a pequeña escala es el de un famoso Influencer del SEO, que recientemente ha empezado a autoproclamarse como:

«El mejor SEO del mundo».

Nótese lo de «un Influencer del SEO«, y no «un SEO influyente en RRSS«. No es lo mismo.

Es un pequeño matiz con gran importancia. Y no solo pasa en el nicho del SEO *guiño guiño*.

Pero funciona. En España y parte de Latinoamérica, sus principales mercados, las masas ya lo consideran como «el mejor».

¿Te estoy entonces aconsejando que hagas esto así sin paños calientes?

No, yo soy un tío perita.

Nunca daría malos consejos (al menos intencionadamente) a mi lista.

Lo que te digo es que no tienes por qué autoproclamarte «el mejor» en algo, necesariamente.

Pero si has observado que hay un título sin dueño en tu nicho, y tú estás convencido de que tu producto o servicio soluciona el problema…

Usa el poder del marketing para posicionarte donde debes estar.

¿Cómo hacerlo de una manera éticamente correcta, sin parecer un vendehumos?

Apuntándote aquí y esperando a que abra mi agenda en algún momento del próximo mes de Octubre.

Rafa Moya