Copywriting Astral y alineación de botones

Uno de los problemas típicos que casi siempre encuentro en las webs de mis clientes (y no clientes) son los botoncitos.

Es como una droga, oye.

A la gente le encanta poner botones.

Mucho.

Porque si no, es como si los que visitan la web se fuesen a perder.

Entonces, redactan una home donde explican lo que supuestamente hace único a su negocio con muchas secciones, columnas, iconos, imágenes de fondo, scroll parallax, animaciones…

Pero justo ahí, antes de toda esa jungla de efectos con algo de texto en ellos…

…apenas después del titular y un par de frases…

ponen un botón.

Pero no cualquier botón.

Un botón al que se le ha aplicado «copywriting«.

Sí, ya sabes cuál te digo, es uno que suele lucir así:

¡Sí, me interesa!

También así:

¡Sí, quiero comprar experimentando un viaje astral!

O quizá así (esto es ya si el copy está on fire):

Vende más y sin esfuerzo, aunque no te guste ni vender

Porque como hay que poner una «llamada a la acción» de esas, pues se crea un botón y así la gente no se pierde y es neurohackeada al momento.

¿Y qué pasa cuando los visitantes hacen clic en el botón?

Esto es lo mejor, verás…

Cuando hacen clic en el botón…

El HTML hace su magia y ¡CHAS!

El cliente aparece a tu lado sobre el formulario de suscripción habiéndose saltado el poco texto que había entre tanto scroll parallax…

¿Llega muy convencido y persuadido?

No, eso no.

Pero el CTR del botón… bufff… el CTR está por las nubes.

Se clica mogollón.

Y, bueno, si se ha redactado un titular y una apertura que harían a Ogilvy sentirse orgulloso…

…se puede medio-perdonar.

Pero no suele ser el caso.

― Espera Rafa, espera… ¿es que ahora no se pueden poner botones y enlaces para vender?

― Sí puedes.

Ponlos siempre y cuando ayuden a que tú controles en todo momento la experiencia de lectura de tu potencial cliente.

Para que te compre, claro.

No para que llegue al producto o servicio sin que tú hayas podido soltar tu discurso de venta antes.

No solo porque un botón en la cabecera te hace quedar más profesional.

Es imposible evitar que un porcentaje de impacientes hagan scroll hasta abajo del todo incluso si el titular es bueno.

Pero para eso está el copy de cierre y la postdata.

¿Cómo hacer para rascar ventas incluso a los impacientes que no necesitan que haya un botón que los neurohackee y lleve directamente al final?

Eso te lo explico si te unes a mi lista de espera y somos un buen match:

Sí, quiero copywriting astral y vender mientras duermo

🔯

Rafa Moya

PD – ¡CHAS!