Cómo ser referente en tu mercado con un producto feo (muy feo)

Esta estrategia, dependiendo de quién seas y cómo lo vendas, puede posicionarte como el número uno en tu mercado.

Aquí va la historia:

Nike y Adidas son dos leones peleando por el reino del equipamiento deportivo desde el principio de los tiempos.

Se puede decir, a día de hoy, que Nike ganó esa lucha.

Mejores socios, mejores productos, más inversión en marketing, lo que quieras.

Pero es la marca Number One cuando se piensa en «deporte» para la mayoría de la gente.

¿Qué pasó con Adidas?

Aunque no pudo alzarse con el trono, se dió cuenta de que disponía de una línea de productos que el público no compraba para hacer deporte.

Los compraban porque les gustaba el diseño.

Ese estilo clásico, ese toque vintage…

Sobre todo les pasaba con las zapatillas (o sneakers, si eres millenial).

Entonces se diversificaron. Dejaron de vender solo ropa deportiva para empezar a vender…

moda.

Nike, por supuesto, tuvo que entrar en el mercado de la moda también.

Pero las zapatillas de Adidas permanecen como las más clásicas cuando hablamos de moda deportiva…

…y esta práctica se convirtió en tendencia para casi todas las marcas.

¿Ya está? ¿Esto es todo? ¿Tan feos son los diseños de Adidas?

No, verás…

Aquí está el giro del argumento:

En realidad el movimiento maestro lo ejecutó ASICS.

ASICS entró en el mercado de las zapatillas para correr y se encontró el panorama.

Tenían complicado destacar en un área dominada por gigantes.

Entonces, sabiendo lo que tuvo que hacer Adidas para vender zapatillas, dijeron:

«Si la gente compra zapatillas de deporte como accesorios de moda porque quedan bien y combinan con todo…

…y nosotros no queremos competir ahí…

…entonces vamos a asegurarnos de que la gente compra nuestras zapatillas de gran calidad…

…solo para correr».

¿Y qué hicieron para asegurarse de que eso pasara?

Pues diseñaron, a posta, todas sus zapatillas muy, muy feas.

Mucho.

Y vaya si las hicieron feas.

Muy feas…

Colores chillones, combinaciones raras que no pegan con nada, patrones caóticos, ultra-llamativos…

No se te ocurriría ponértelas para ir a la moda.

(Sí, peores cosas se han visto, y habrá quien lo haga).

Pero, en general, no son zapatillas de uso diario.

En la mente del consumidor, que solo las ve cuando alguien las lleva puestas mientras corre…

…son las mejores zapatillas del mercado para correr.

Es normal decirte a tí mismo:

— «Si solo las veo cuando la gente que hace running las lleva, es que deben ser muy buenas para eso».

Son esas zapatillas que, cuando no tienes, usas como excusa:

(Sí, no disimules; seguro que lo has pensado alguna vez).

«Hasta que no consiga unas buenas zapatillas running no saldré a correr todos los días«.

Eso es, sin duda, ser un referente en un mercado.

Porque, por supuesto, el mercado se saturó de marcas lanzando zapatillas de running feas y ahora son un estándar.

¿Como se puede beneficiar tu negocio de esto?

No hace falta que te diga que:

1) Hay múltiples maneras de aplicarlo, según lo que vendas.

2) No tiene por qué hacerse tocando la estética de tu producto.

3) Es una estrategia, no vale solo con cerrar los ojos y pedir un deseo; debe aplicarse, y eso implica una profunda ejecución.

Y mucho mucho copy que enviar a tu público:

EsTe_enLaCE es-feíSiMo, pEro Te PueDe cOnsEGuir a Un_REDacToR_pUblicItarIO Coj##U#o.

Rafa Moya

PD – Qué lastima, estos días me sentía con ganas de salir a correr y resulta que tengo que estar en cuarentena y además llueve…

Es una pena… tendré que ponerme la última peli de Charlie Kaufman para compensar.

🙄