Cómo conseguir 4 millones de presupuesto sin autoridad ni fama

Hoy no tengo mucho tiempo para escribir el email.

Así que va a ser corto, directo, y con un tip, que ya me gustaría que alguien me hubiese dado hace unos años.

Lo que puedes aplicar como consultor, copywriter o dueño de una oferta, si lees entre líneas aquí, es potente.

Y esta historia es perfecta para explicarlo:

¿Sabes quién es James Cameron?

Titanic, Terminator, Avatar… ¿ya?

Vale, pues este tío es un crack.

Pero también estaba (y está) loquísimo.

(Probablemente esté correlacionado).

Pues en 1981 era un Don Nadie y además estaba arruinado.

Venía de que le despidiesen del rodaje de Piraña 2, y se gastó todo lo que tenía para viajar a Roma y boicotearla.

Le puso tantas ganas al boicot, que ni durmió ni comió durante días.

Así que enfermó terriblemente, con una fiebre que por poco le tumba para siempre.

Y tuvo una pesadilla.

En la pesadilla aparecía un torso metálico saliendo de una explosión, y le perseguía.

Fue el germen de ‘Terminator’, la peli que se lo dió todo (y de paso al Chuache también).

Pero claro, rodar algo así costaba una pasta, y Cameron no tenía ni para pipas.

¿Qué hizo?

Se presentó ante unos potenciales productores para hablarles del proyecto.

Pero no les contó el argumento con los giros de guión y el típico discurso que esa gente escuchaba (y rechazaba) a diario.

En su lugar, llamó a la sala a su amigo Lance Henriksen…

…que casi tiró la puerta abajo de una patada.

Entró comportándose como un Terminator, vestido como tal y maquillado con cortes en la cara.

Se sentó en su silla y siguió actuando.

Al finalizar la reunión, Cameron tenía 4 millones encima de la mesa para hacer la película.

(Aún tuvo que sudar para sacarla adelante, pero el resto es historia).

¿Lo pillas? Solo tienes que aplicar este concepto a lo que sea que vendas…

…y no necesitas ni fama, ni web y, si me apuras, ni producto para vender (aún).

Ahora bien, ya te vale contar con un buen actor y un equipo de maquillaje excelente…

…si no vas a disparar con un copy de doble cañón en las distancias cortas.

Hasta la vista, baby.

Rafa Moya

PD – Fuimos uno de los pocos países que cambiaron esa frase al doblar la película… y eso que ya venía en nuestro idioma. Así lo pronunciaron en español casi todos (menos España).

😒