Cómo aprovecharte del vacío de IKEA

Ikea destruyó en 2020 su catálogo de muebles.

El que llegó a ser el libro más impreso del mundo con 200 millones de ejemplares a escala mundial.

(100 millones más que la Biblia.)

Un catálogo gratuito que llegó a superar las 300 páginas y que se creaba con una calidad superior a la mayoría de las revistas o libros de pago que encuentras en las tiendas.

Estaba pensado para durar.

Pero no por lo que casi todos creen.

No tanto para que tuvieras el catálogo a mano para consultar los detalles de los muebles.

Sino porque un libro editado así…

Podía aguantar todo el año dando vueltas por tu casa.

Y recordarte siempre que IKEA estaba ahí.

Que era una opción.

Que incluso podías ir a comer al restaurante.

Es decir, era un anuncio publicitario permanente en tu hogar.

Y casi indestructible.

Probablemente el “mueble” más rentable.

Entonces, ¿por qué cargarse un activo tan importante?

Bueno… era rentable… pero aún así suponía que tenían que mantener un estudio de tropecientos metros cuadrados, equipamiento y hasta 300 personas empleadas solo en la tarea de crear el catálogo desde cero (por no hablar de la distribución, impresión, traducción).

Eso debían ser bastantes dineros.

Además, es evidente que el tirón del libro ha ido perdiendo fuelle desde que los smartphones reinan en el planeta.

Supongo que el cerco entre rentabilidad y coste se ha ido estrechando cada vez más.

Y si ya trabajas a fondo las dos herramientas de marketing digital más poderosas que existen para colarte hasta la cocina:

  • Email Marketing
  • App para móviles

¿Para qué mantener el catálogo y prolongar su agonía?

¡Zas! Fuera catálogo.

Además, esto es una noticia perfecta para darte la murga con la importancia del email marketing y colarme yo también en la palma de tu mano.

Si no estás haciendo buen email marketing estás perdiendo tiempo y dinero.

Y si no estás enviando nada por correo postal…

también.

(Piénsalo, ahora los buzones están vacíos).

Yo, de hecho, no me voy a perder ninguna de las oportunidades en los canales mencionados en este email.

Sí, en todos los mencionados.

Pero, ufff, sí que lleva tiempo preparar todo lo que hay que preparar para estar presente en cada uno de ellos.

Además de no ser precisamente barato.

Ahora entiendo a los fotógrafos de los RÖNNINGES.

A los montadores de las MALSKÄR…

Y a Lisbeth Salander, ABBA, y hasta al niño rubio de “Déjame Entrar”.

Normal que los de Ikea se carguen el catálogo con todo lo que hay que liar…

¡Deben estar hasta los mismísimos KÖTTBULLARS!

Rafa Moya